Accesibilidad de los medios digitales. Invidente usando el ordenador.

La accesibilidad de los medios digitales favorece la igualdad y la no discriminación.

Hoy voy a hablaros de la accesibilidad de los medios digitales. A pesar de que el hecho de que vivimos en la Sociedad de la Información es algo universalmente aceptado parece que no hay una preocupación real por facilitar el acercamiento a las nuevas tecnologías de personas con alguna discapacidad visual o problemas de movilidad. ¿A qué obedece ese desinterés?

La accesibilidad de los medios digitales es un tema que no ha quedado fuera de la legislación española. Sin embargo, parece que la implantación con carácter generalizado de medidas en este sentido está muy lejos. Las carencias de los blogs y de los grandes portales informativos están a la vista.

Evidentemente, no se le puede pedir al autor de una web personal o de una pequeña empresa que cuente con los mismos recursos económicos que los gigantes de la comunicación. No obstante, existen una serie de buenas prácticas que ayudan a mejorar la accesibilidad de los medios digitales y que no suponen coste alguno. Asignar a las imágenes de nuestra página un texto alternativo de calidad que las describa adecuadamente es un buen ejemplo.

La usabilidad y la accesibilidad de los medios digitales son dos conceptos que están íntimamente relacionados. La Fundación SIDAR lo expresa de la siguiente manera:

“ Para algunos teóricos, la accesibilidad es un elemento de la usabilidad, para otros es lo contrario, la usabilidad es un elemento de la accesibilidad. En la práctica, se incluyen mutuamente y en ningún caso se excluyen. El diseño accesible debe ser usable y de hecho si se aplican correctamente las directrices de accesibilidad se obtendrá un diseño usable. Y por otro lado, el diseño usable debe ser accesible pues al centrarse en el usuario debe satisfacer sus necesidades, y dado que los usuarios pueden ser personas mayores, personas con discapacidad, personas con equipos antiguos o lentos, etcétera es necesario integrar las directrices de accesibilidad para satisfacer a todos los usuarios.”

En definitiva, poner énfasis en la accesibilidad de los medios digitales mejora la usabilidad y la experiencia de los lectores de contenidos en Internet y las Redes Sociales. Todo esto contribuye a la reducción de la brecha digital que afecta no sólo a colectivos como las personas con discapacidad sino también a la tercera edad o a gente con escasos recursos económicos.

Las aplicaciones para móviles y otros dispositivos , los diseños responsive y sistemas de audio descripción y búsqueda por voz son algunas de las cosas que hacen que la accesibilidad de los medios digitales a día de hoy no sea un completo desastre. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer.

Transcripciones, archivos de audio o subtítulos son excelentes opciones para avanzar en materia de accesibilidad digital pero lamentablemente su empleo es anecdótico en la mayoría de los medios de comunicación españoles.

Y además, por si esto fuera poco entorpecen al usuario con Pop-ups o ventanas emergentes que dificultan sobremanera la visualización o escucha de noticias y contenidos. En consecuencia, la utilidad de los medios que abogan por este tipo de prácticas se reduce de modo significativo.

La información es valiosa para la ciudadanía en la mediada que genera conocimiento y favorece la formación de diferentes movimientos y corrientes de opinión. Pero si excluimos a más o menos el 10% de los internautas de la ecuación la visión de los medios acerca de la sociedad queda claramente viciada.

La accesibilidad de los medios digitales es de vital importancia para la igualdad de oportunidades. El conformismo y la apatía de los responsables de los medios es algo ante lo que usuarios y periodistas no deberíamos permanecer indiferentes. Desde luego, un asunto sobre el que todos deberíamos realizar nuestro propio examen de conciencia.