Chica buscando en el ordenador trucos para atraer al lector.

Los trucos para atraer al lector no existen.

El otro día estaba navegando por la red en busca de inspiración para un nuevo post de Página Rota cuando vi un artículo que hablaba de diez trucos para atraer al lector. La verdad es que mi picó la curiosidad y le eché un vistazo… Y por supuesto, al final me llevé una gran decepción.
El texto se centraba en la mejor manera de empezar un post para que al final el lector no lo dejara a medias. Como periodista, me interesaba ver si entre esos trucos para atraer al lector se hablaba de diferentes tipos de entradilla o de los distintos enfoques y formatos que se le pueden dar al texto.
Pues de todo esto nada de nada. Que yo recuerde, claro está, porque me aburrí antes de leer el post entero y eso teniendo en cuenta que el artículo iba sobre consejos para que esto no ocurriera no deja de tener su ironía.
La verdad sea dicha, no todas las ideas que daba el autor para conseguir que la audiencia no abandone las entradas de un blog dejándolas a medias eran malas. Entre otras cosas se apuntaba la importancia de conocer a nuestro público objetivo y de elaborar un buen calendario editorial algo que ya comenté con más profundidad cuando escribí sobre el libro de estilo en los medios digitales.
Pero aparte de la obviedad de que siempre hay que tener presente para qué y para quién se escribe una entrada, el artículo sobre trucos para atraer al lector no ofrecía nada nuevo. De hecho, me parece que la visión del autor sobre la creación de contenidos era un poco encorsetada porque le daba un peso muy grande a la herramienta de Google Analytics.
No es que yo desprecie el hecho de medir la interacción que el usuario establece con nuestra página pero me parece ridículo basar la elección de los temas de nuestros artículos únicamente en la interpretación de unos datos estadísticos.
Además, si siempre acabamos hablando de los asuntos más populares entre los internautas al final lo único que lograremos es crear textos que sean simples refritos de cosas que ya se han tratado antes. ¡Y encima no podremos diferenciarnos de la competencia porque todos generamos la misma clase de contenidos!
Vale, ya está todo inventado y la originalidad absoluta es algo que a la mayoría se nos escapa pero si nosotros mismos nos imponemos limitaciones innecesarias a la hora de hablar de este o aquel tema pues apaga y vámonos.
A estas alturas deberíamos saber que los trucos para atraer al lector no existen tal cuál los entiende la gente. No hay una fórmula mágica que haga que alguien se quede en tu página y lea tus textos de cabo a rabo.
En mi opinión, los trucos para atraer al lector al final se reducen a hablar de algo que nosotros mismos consideremos de interés dentro de la temática general de nuestra página web o nuestro blog. Y si nos basamos en nuestras propias experiencias mejor que mejor.
No hay nada peor que un autor que escribe sobre algo de lo que no tiene ni idea simplemente porque en ese momento es lo que se lleva. El resultado es un artículo sin gracia y sin alma al que no lo salvan unos trucos para atraer al lector dichos por el insigne Doctor Perogrullo.
El esfuerzo, el preocuparse por la calidad de los textos que se publican y el tener un estilo ameno y comprensible son los mejores trucos para atraer al lector que se pueden implementar en un blog. ¡El resto es imprevisible!
Por más que intentemos comprender el comportamiento de la audiencia a través de parámetros objetivos los factores que influyen en el interés de lector son muchos y no podemos controlarlos todos. ¡Siento haber echado un jarro de agua fría a más de uno pero esto es lo que hay!