Etiqueta: Medios de Comunicación

¿Debate sobre conciliación laboral y familiar o circo?

¿Debate sobre conciliación laboral y familiar o circo?

Bescansa con su bebé en el Congreso defendiendo la conciliación laboral y familiar.
La conciliación laboral y familiar según Bescansa.

Después de este parón navideño Página Rota vuelve con fuerzas renovadas. El teclado de mi ordenador echa humo porque empiezo el 2016 con un asunto de actualidad que como mujer me resulta imposible pasar por alto: el debate sobre la conciliación laboral y familiar abierto por la diputada de Podemos Carolina Bescansa al llevarse a su hijo a la Cámara baja.

Personalmente, no acabo de entender cómo Bescansa es capaz de utilizar a su hijo como mecanismo para suscitar el interés de los medios. Sinceramente, creo que la idea de que este despropósito perseguía sacar a la luz la importancia de la conciliación laboral y familiar y el reparto igualitario de las tareas del cuidado de los hijos es pura palabrería.

Las declaraciones de la diputada de Podemos en este sentido me dejaron de piedra: “Hay que favorecer que estas tareas dejen de ser un asunto privado que las mujeres tienen que resolver por su cuenta en la invisibilidad”.

¿Perdón? La conciliación laboral y familiar no es un asunto que tengamos que resolver las mujeres sino ambos padres. Y más que en la invisibilidad yo diría que se tiene que resolver en la intimidad para que un bebé de sólo seis meses no se convierta en el objetivo de las cámaras de los medios de comunicación.

Que yo sepa, la protección de la intimidad del menor es importante en nuestro ordenamiento jurídico. Tanto que los medios se ven obligados a emborronarles la cara a los niños y solicitar permisos de grabación cuando se cubre algún acontecimiento en un centro educativo, por ejemplo.

Además, las declaraciones de la diputada me parecen una tomadura de pelo por otro motivo. Teniendo en cuenta que Bescansa contaba con la ayuda de la cuidadora del niño que andaba por allí no sé a qué vienen tantos golpes en el pecho por ser una mujer trabajadora.

Bescansa, al igual que el resto de los diputados, lo tiene muy fácil en lo que a conciliación laboral y familiar se refiere. No sólo cuenta con el apoyo de una empleada para atender a su hijo sino que además puede optar por dejarlo en la guardería de pago del Congreso.

Las guarderías son mayoritariamente privadas y muchas madres recurren a ellas en aras de la conciliación laboral y familiar rascándose el bolsillo. Sin embargo, pocas cuentan con la ventaja de tener esa guardería en su mismo lugar de trabajo por lo que me indigna especialmente que Bescansa falte el respeto a la ciudadanía de este modo.

Y sí, habéis leído bien, todo esto me parce una falta de respeto hacia todos los españoles. El Congreso no es un circo y los diputados han de dedicarse a su labor con seriedad y profesionalidad. Vamos, como cualquier otro trabajador. ¡Votar al bebé como presidente del Congreso ya es la gota que colma el vaso de la desfachatez!

Por supuesto, los medios de comunicación también tienen su parte de culpa en este despropósito por quedarse en la simple anécdota y dar pábulo a esta clase de comportamientos haciéndoles en hueco en la agenda informativa.

Vale, sé que yo misma estoy aquí hablando de Bescansa pero es que los intentos tan descarados de manipular la opinión pública me sacan de mis casillas. Cuando se deje de hablar de mujer trabajadora y se empiece a hablar únicamente de trabajadores con hijos a su cargo estaremos un paso más cerca de la conciliación laboral y familiar no sea sólo cosa de las madres sino de ambos progenitores.

Publicidad y usabilidad en los medios digitales

Publicidad y usabilidad en los medios digitales

La publicidad en los medios online dificulta el acceso a la información del lector.
La publicidad en los medios online dificulta el acceso a la información del lector.

Hoy quiero hacer una pequeña reflexión acerca del tratamiento que recibe la publicidad en los medios digitales. En la mayoría de los casos la obsesión por obtener ingresos provoca que los medios incurran en prácticas que van en detrimento de la usabilidad de su página web.

Esta política de asalto entra en contradicción con el objetivo principal de llegar a un público amplio para atraer la inversión de grandes marcas. ¿A quién le gusta leer mientras le asaltan pop-ups?
Acabo de terminar el curso básico de marketing digital ofrecido por IAB Spain a través de la iniciativa Google Actívate. Entre otras cosas se hablaba acerca de los diferentes formatos de publicidad online y sobre la importancia de la usabilidad web para crear un entorno que propicie una experiencia agradable y productiva al usuario.
Al analizar estas cuestiones inmediatamente pensé en cómo la manera de incluir publicidad en los medios digitales entorpece el acceso a la información de las personas interesadas en los contenidos de actualidad de cualquier medio.
Personalmente, encuentro invasiva la publicidad presente en los diarios online, por ejemplo. No es necesario hacer clic en ninguna parte para que sendos anuncios de coches, perfumes o cualquier otra cosa se abran ellos solitos ocupando la totalidad de la pantalla e impidiendo así que una pueda leer las noticias del día. ¡Anda que no esconden bien el botón de cerrar!
Sé perfectamente que la publicidad es parte indispensable del sistema de financiación de los medios ya sean físicos o digitales. Sin embargo, esta táctica de acoso y derribo al consumidor a base de banners o vídeos promocionales resulta contraproducente en mi opinión ya que puede desembocar en la pérdida tanto de audiencia como de credibilidad.
En mi caso, puedo afirmar que he llegado incluso a desactivar Flash de mi equipo para poder echar un vistazo a la prensa digital. De acuerdo, no es lo ideal pero es que a veces no queda más remedio que adoptar medidas desesperadas para no estar cerrando ventanas de publicidad cada dos segundos.
Está claro que si no me interesasen los contenidos de los medios digitales no invertiría mi tiempo en buscar formas más cómodas, eficaces y eficientes de acercarme a ellos. Ser un ciudadano informado está muy bien pero si para ello tengo que soportar que el tiempo de carga de la página sea excesivamente largo o que los anuncios me dificulten la navegación no vale la pena el esfuerzo.
¿Entonces de qué les sirve esta estrategia tan agresiva a medios y anunciantes? A ver, la meta final de la publicidad es hacer llegar su mensaje su potencial cliente pero si los lectores de medios online deciden que los anuncios de estas plataformas son inútiles y una molestia no les prestarán atención y no resultarán rentables para las marcas anunciantes.
En resumidas cuentas, hoy día la publicidad hace que el acceso a la información de los medios digitales resulte terriblemente enojoso y aburrido. Lograr un equilibrio entre anuncios y contenidos mediáticos es indispensable para que el lector no huya despavorido y opte por otros canales para estar al día.
La radio y sobre todo la televisión son competidores muy duros para la prensa online en un contexto en el que lo importante es que la información llegue al público lo más rápido posible y sin interferencias.
La capacidad de una web para actualizarse al momento es una de sus mayores ventajas competitivas pero esto se pierde si el usuario percibe que navegar por el portal de un medio de comunicación online es complicado y farragoso debido a la gran cantidad de publicidad que hay que sortear para llegar a la noticia. ¡Facilitarle la vida al lector teniendo en cuenta la usabilidad es el primer paso para contentar a la audiencia!

Bomberos periodistas: La comunicación está que arde

Bomberos periodistas: La comunicación está que arde

Bomberos periodistas: una idea peregrina de Carmena
Bomberos periodistas: una idea peregrina de Carmena.

No podía dejar pasar la ocasión de hablar sobre los bomberos periodistas que el Ayuntamiento de Madrid se ha sacado de la manga. No sé qué es lo que tiene Carmena en contra de los informadores pero después de crear la web de V.S.O para enmendarnos la plana creía que lo había visto todo… pero no. ¡Ahora resulta que los bomberos son los más aptos para gestionar la información!
Aunque el tema de los bomberos periodistas ha tenido cierta repercusión en las Redes Sociales y algunos medios de comunicación han arremetido contra este disparate creo que la cobertura que se le ha dado a este asunto es francamente insuficiente. ¡Nos están quitando el empleo! Menos mal que algunos como Luis Serrano se han hecho eco de este desaguisado.
Por otro lado, y para que no se diga que solo me escandalizo por lo que afecta a los profesionales de los medios, las 21 personas que van a ejercer de bomberos periodistas van a dejar el servicio activo en cuanto a la actuación y gestión en situaciones de riesgo para pasar a ser meros espectadores de estos hechos. ¡Se van a dedicar a grabar los siniestros y a informar a los medios!
Algo muy inteligente. Apartar a gente cualificada de su puesto de trabajo para ejercer una labor para la que no están preparados. A ver, soy consciente de que Manuela Carmena considera que los periodistas no sabemos informar adecuadamente y que cualquiera haría mejor nuestro trabajo pero esto es pasarse.
¡Ah, bueno! Quizá no debería tomarme este tema tan a pecho porque estos 21 bomberos periodistas van a recibir formación en Periodismo y Redes Sociales antes de enfrentarse a sus nuevos cometidos. Creo recordar que sacarme la carrera en la Facultad de Comunicación de Sevilla me costó cinco años pero qué sé yo… A lo mejor Carmena opina que los conocimientos de una licenciatura pueden comprimirse en un cursillo. ¡Si lo que hay que saber de periodismo son cuatro cosas!
A pesar de que Carmena intente escudarse en el anterior ejecutivo para justificar su actuación es obvio que esta idea peregrina de los bomberos periodistas no sólo es un insulto para los que nos dedicamos al mundo de la comunicación sino que también afecta a la seguridad ciudadana puesto que esos bomberos dejarán de hacer labores de salvamento.
Señores y señoras, colegas de profesión que estáis tan atrapados y hechizados como yo por el noble arte de comunicar… nos quitan el pan de la boca en nuestras mismas narices. Ser periodista debería ser requisito indispensable para realizar tareas informativas.
¡Y no es que no existan reporteros capaces de trabajar en circunstancias de peligro o especialmente delicadas! Los corresponsales de guerra son un ejemplo así que no me vale la excusa de que en situaciones de riesgo es mejor contar con bomberos periodistas porque saben actuar bajo presión.
Sinceramente, la expresión “ideas de bombero” ha cobrado una nueva dimensión para mí gracias a Carmena. La incorporación de bomberos periodistas impulsada por el Ayuntamiento de Madrid es un menosprecio terrible a los informadores y me parece increíble que esta medida vaya a implementarse. ¡Será que no hay periodistas en paro en Madrid o en España y hace falta gente de dónde sea!

¡El ébola infecta los medios de comunicación!

¡El ébola infecta los medios de comunicación!

Apocaliptico
Los medios de comunicación sólo consiguen alarmar a la población cuando hablan del ébola.

Ayer Médicos Sin Fronteras lanzó una campaña en la que esta organización señala que está “al límite con el ébola en África”. Parece que hay que recordar al mundo occidental dónde se desarrolla la verdadera epidemia. Cualquiera lo diría, pero aunque el caso de Teresa Romero está todo el día en la tele no significa que el ébola cause estragos en España.

Por favor, que no me malinterprete. Han de extremarse las precauciones para mantener el ébola bajo control en nuestro país. Pero pienso que la alarma generada por los medios de comunicación es excesiva.

He visto hasta la saciedad en el telediario las imágenes de los vecinos de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, exigiendo la desinfección de la finca en la que viven Teresa y su marido, Javier Limón.

No tuve más remedio que reírme cuando leí las declaraciones de un portavoz del Ayuntamiento de Alcorcón. Decía que no podían informar a los ciudadanos afectados de los riesgos existentes y del protocolo a seguir porque “no se puede jugar con el miedo de la gente”. ¿Y qué opinaba de todo esto la Consejería de Sanidad? En aquel momento decidió dar la callada por respuesta.

¡Apaga y vámonos! En general, cuando se habla del ébola lo que hacho en falta son explicaciones por parte de las autoridades pertinentes y datos fiables en los medios de comunicación. Según la OMS esta enfermedad se transmite por el contacto con “órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados”.

Creo que es mi obligación hacer hincapié en las formas de propagación de este virus porque leyendo los periódicos y prestando atención a las noticias parece que coger el ébola es igual de fácil que pillar una gripe. ¡Pero como se aprecia en la viñeta de Joan Tretze esto no es así!

Después de esta sucinta enumeración de las materias a través de las cuáles se contagia el ébola no resulta muy complicado imaginar porque los miembros del personal sanitario pueden llegar a contagiarse si no se cumplen las normas. No obstante, las personas normales y corrientes podemos respirar al lado de alguien con ébola sin que nos dé un ataque de pánico.

Las enfermedades infecciosas no deben tomarse a la ligera y hay que tener en cuenta de antemano si un país dispone de los hospitales y los recursos necesarios para tratar estas dolencias. Hay voces que hablan de deficiencias en el Carlos III.

Me parece importante resaltar que la OMS también advierte que los animales transmiten el ébola. Lo siento por aquellos que se manifestaron en contra del sacrificio de Excalibur pero el perro de Teresa podía ser portador de la enfermedad y cuando se trata de salud pública no debe haber discusión. La vida de una persona está por encima de la de un animal de compañía.

El sensacionalismo y el oportunismo reinan por doquier cuando se saca a relucir el tema del ébola en los medios de comunicación. Se ha cuestionado incluso la actuación de la doctora de atención primaria a la que acudió Teresa Romero cuando presentaba los primeros síntomas de la enfermedad.

¿Teresa dijo que había estado en contacto con los fluidos corporales de Manuel García Viejo y Miguel Pajares? Según el Colegio de Médicos de Madrid apunta en un comunicado Teresa en ningún momento informó a su médico de que había atendido a personas infectadas por el virus del ébola.

Entre dimes y diretes lo cierto es que esta crisis sanitaria está afectando principalmente al continente africano. En Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona se vive un auténtico drama pues sus recursos, ya de por sí escasos, no bastan para atender a la población enferma de ébola.

Y encima los países occidentales se jactan de que pronto tendremos una vacuna contra esta plaga. En los medios de comunicación ya ha saltado la noticia de que mañana viernes comienzan los primeros ensayos clínicos en el Hospital Universitario de Lausana en Suiza. Si las farmacéuticas tuviesen ojos podría verse en ellos el símbolo del dólar.

Lo que quiero decir con todo esto es que los medios de comunicación tienen una responsabilidad para con la población que no deben olvidar. Su obligación es trabajar para que la información sea lo más veraz posible.

Dar pábulo a meras especulaciones sólo conduce a una innecesaria alarma social. Desde aquí hago un llamamiento a los periodistas y a los responsables de los medios de comunicación para que se enfrenten a la actualidad de un modo más responsable.