Herramienta de creación de contenidos Espinner.net.

Espinner.net… ¿La redacción del futuro?

Esta semana la entrada de Página Rota está protagonizada por una herramienta que hace que más de una redactor se lleve las manos a la cabeza y se eche a temblar pensando en su futuro laboral: se trata de más ni menos que de espinner.net.

Quizá a algunos os suene el término espinear o spinear según la fuente que consultéis. Este nuevo vocablo que nos hemos sacado de la manga no significa otra cosa que editar un texto de forma automatizada en base a técnicas como la utilización de sinónimos y antónimos o la alteración del orden de los distintos párrafos que componen el escrito base en cuestión.

Los motivos de que espinner.net parezca el Santo Grial de la creación de contenidos en Internet es que es fácil de usar y a grandes rasgos ahorra tiempo y dinero si se quiere dotar a una web de contenido original. ¡Y a Google le parece estupendo!

Qué bonito… casi se me salta una lagrimilla de la emoción. ¿Pero nos hemos vuelto locos o qué? A ver, vamos por partes para que no se diga que es que yo estoy barriendo para casa por aquello de que soy periodista y me dedico a la creación de contenidos.

Desde luego, espinner.net resulta especialmente útil cuando se quiere modificar cantidades ingentes de texto. Un ejemplo muy claro sería el del propietario de una tienda online que quiera tener descripciones originales de su catálogo de 23.428 productos en lugar de quedarse con las que le proporciona su distribuidor que son idénticas a las de la competencia. Hasta ahí genial.

Pero claro, el problema viene cuando uno se cree que por usar espinner.net ya no hace falta ni mirar el texto final y que los días en los que había profesionales de la redacción caminando sobre la faz de la tierra están contados.

Los primeros textos en ser víctimas de la lacra del espineo estaban en inglés. Y sin menospreciar a Shakespeare y a otros genios de la literatura inglesa este es un idioma más sencillo que el mecanismo de un chupete gramaticalmente hablando si se lo compara con el español. Por lo tanto, a veces espinner.net crea textos muy originales… porque a ninguna persona hispanohablante se le ocurriría expresarse de ese modo. Desde luego, hay que reconocer que eso tiene mérito.

Para mí esta herramienta plantea una cuestión que me preocupa: ¿Hasta qué punto vivimos en una sociedad obsesionada con generar grandes cantidades de información rumiada una y otra vez? ¿Qué es lo que aporta nuestra web, nuestro periódico o nuestro blog al usuario?

Las noticias son las que son. Los mismos temas de actualidad aparecen en todos los periódicos en papel y en los diarios digitales. Lo único que cambia es la persona que los redacta, lo único que cambia de un texto a otro dándole un enfoque distinto y dotándole de cierta personalidad es el estilo que el redactor imprime a ese conjunto de palabras por medio de su ingenio y esfuerzo.

Desde Página Rota me gustaría invitaros a reflexionar sobre adónde conduce esta cultura parásita que se apodera de las ideas de otro sin ni siquiera molestarse en hacerlas suyas al expresarlas con palabras de su propia cosecha. ¿Cuándo la gente pide contenido de calidad de verdad es esto lo que busca?